Día das Letras Galegas: Ruta etnoastronómica en la tierra de Antón Fraguas

Un año más, ya está a la vuelta de la esquina el Día das Letras Galegas. ¿Y qué mejor forma de celebrarlo que paseando por las tierras del homenajeado de este año? En 2019, este día conmemora la figura de Antón Fraguas, historiador y geógrafo que ejerció su trabajo en el campo de la etnografía. Además, Fraguas era un curioso de la astronomía, por lo que no se nos ocurre mejor homenaje que una ruta etnoastronómica por Cotobade, la tierra que le vio nacer en 1905. Pero con tranquilidad, vamos a explicaros quién era Antón Fraguas, cómo haremos esta ruta y por dónde.

Cuéntame más de Antón Fraguas

Como os decíamos, Antón Fraguas centró sus estudios en el campo de la Geografía y la Etnografía. Muy joven ingresó en las famosas Irmandades da Fala, una de las primeras organizaciones en perseguir el reconocimiento del gallego como lengua oficial. Era un gran amante de Galicia y su cultura, y dedicó multitud de ensayos a darle la categoría que históricamente siempre había merecido.

Fraguas dejó su sello en más de 300 libros, en los que desgranaba la peculiaridad de la cultura y el territorio gallego, aunque prestaba especial atención a la antropología, el estudio del hombre y su pegada en el entorno. Como firme defensor del idioma gallego, el reconocimiento en el día más especial de la cultura de Galicia era más que merecido. Compatibilizó sus estudios con el trabajo de profesor, para transmitir sus amplios conocimientos a las generaciones que venían detrás de él.

Las fiestas de Galicia, sus romerías, las cantigas medievales, los ritos campesinos… Fraguas era un auténtico erudito de la cultura gallega y del territorio por el que tanto nos gusta caminar. Ahora que ya sabes un poquito más de él y de su trabajo, pasamos a explicarte la ruta del próximo 17 de mayo!

¿Qué vamos a hacer?

Pues os lo dejamos bien claro. Ya os decíamos unas líneas más arriba que Antón Fraguas era de Cotobade y un hombre muy ligado al rural, que disfrutaba de dar grandes paseos por Loureiro, su parroquia, y las que formaban su entorno. Para seguir los pasos de Fraguas vamos a dividir nuestra ruta en dos partes.

Visitas etnográficas

Por un lado, las visitas etnográficas. Estaremos en la casa en la que nació Antón Fraguas, en la aldea de Insuela, para conocer dónde dio sus primeros pasos y dónde se empezó a interesar por aquello que sería su forma de vida con el paso de las décadas. Empapados en su figura, tiempo de conocer los paisajes del interior de la provincia de Pontevedra y sus vestigios más característicos. Uno de ellos es la pedrafita -también conocida como menhir- de Marco da Anta, utilizada para dividir las parroquias de Santa María de Sacos y San Miguel de Carballedo.

Otro elemento peculiar que podemos encontrar repartido por varios puntos de Cotobade son los molinos de viento, esos que El Quijote confundía con gigantes. Sin embargo, no son exclusivos de La Mancha, uno de ellos está enclavado en el Alto da Cruz do Castro, y en su interior todavía nos podemos encontrar los aparejos con los que se molía el grano de trigo para producir harina. No será el único molino que nos encontremos por Cotobade, ya que buena parte de la ruta los tiene como protagonistas; por ejemplo, cuando hagamos el descenso, nos encontraremos con otro, el muiño da Igrexa, movido por agua. Toda una muestra de la maquinaria artesanal con la que han contado siempre en Cotobade.

Para culminar la parte etnográfica de la ruta, a caminar con el sonido y el fresquito del río de fondo. El Roteiro das Buratas, por el margen del río Almofrei, nos transportará a otra época en la que -cómo no- los molinos seguirán muy presentes en la zona de O Pozo Negro.

Observación astronómica

Cotobade es un lugar privilegiado por muchos motivos. Pero uno de los principales es la astronomía. Este lugar es un escenario mágico para disfrutar de una genial noche estrellada. No por casualidad, en Cotobade tiene su base una de las pocas asociaciones astronómicas de Galicia, Sirio. Una vez nos sentemos a contemplar la magia del cielo en todo su esplendor, quizá nos perdamos con todo lo que está pasando ante nuestros ojos. ¿Qué tipos de estrella estamos viendo? ¿Cuáles forman constelaciones? ¿Qué grupos de estrellas tenemos antes nosotros? Demasiada información que necesitamos organizar. Pero, tranquilidad, que no estaréis solos en la tarea. Nos acompaña el doctor en Física e investigador Emilio Castro, que nos dará todas las claves para conocer el espacio y nos hará disfrutar mucho más de la observación. Cuando conoces lo que ves, lo disfrutas el triple, ¿verdad?

Nuestro lugar favorito es A Eira Grande, un conjunto etnográfico en el que sus 22 hórreos acaparan todo el protagonismo. Décadas atrás, con toda seguridad el propio Antón Fraguas se sentaría aquí cualquier noche de verano a contemplar el cielo. Siguiendo su ejemplo y conociendo más sobre sus estudios astronómicos, seremos Fraguas por un día y aprenderemos dónde situar constelaciones clásicas como el Carro o el Arado, además de estrellas como la Panadera o el Lucero. Muchas de ellas solo las podrás ver en primavera.

Después de una noche de magia culminaremos la ruta más gallega, la de más amor a nuestra cultura y a las personas que contribuyeron a defenderla, respetarla y quererla. Personas como Antón Fraguas deberían tener un hueco en nuestros homenajes todos los años. Si quieres ser de los que dijeron «yo estuve allí», te comentamos que todavía hay plazas. Quedamos a las 18:00 h. en la casa del concello de Cotobade, en la parroquia de Carballedo, para empezar un día único. ¡Aquí tienes la posibilidad de reservar y vivirlo con nosotros! Te esperamos, recorre la cultura de Galicia en su día más especial con Volta Montana.

 

Comenta este artículo

0

santiago de compostela