Así fue nuestra ruta ornitológica por el complejo Umia – O Grove con José Arcas

El pasado 9 de diciembre volvimos a sacar los prismáticos, en una ruta interpretativa exclusiva, de día completo, para un grupo reducido de afortunadxs, guiada por el doctor en biología José Arcas, ilustrador y especialista en aves acuáticas, visitando varios puntos del Complejo Intermareal Umia–O Grove–A Lanzada. 

Un grupo de espátulas emprenden el vuelo

Cada año, cerca de 15.000 aves pasan el invierno en el complejo intermareal Umia-O Grove, lo que hace de este humedal uno de los más importantes del noroeste peninsular. Cientos de limícolas, anátidas, ardeidas y paseriformes, procedentes del norte de Europa, nos visitan en los meses más fríos para deleitarnos con su presencia.

También disfrutamos de un buen rato leyendo las anillas con los telescopios para registrarlas y enviarlas posteriormente a la central europea de anillamiento con el fin de que nos comunicasen su procedencia.

En esta zona, los paseriformes también se convierten en abundantes. Y es que estamos hablando de un humedal protegido, declarado zona Ramsar y de importancia comunitaria. Bisbitas, lavanderas, fringílidos, páridos, escribanos, zorzales y un largo etcétera. Un espectáculo del que todos y todas pudimos disfrutar, también las más peques.

 

En nuestra visita a este humedal pudimos ver aves marinas como gaviotas patiamarillas y sombrías, charranes patinegros o incluso gaviones. Dentro del intermareal y, aprovechando el estado de la marea pudimos disfrutar observando cómo se alimentan cientos de correlimos, chorlitejos, zarapitos, agujas, chorlitos, ostreros…. y ver cientos de espátulas descansando en las islas fangosas que sobresalen del mar durante la pleamar. Aves que proceden del norte de Europa y permanecen en la zona todo el invierno.

Una Garceta común, paseando alegremente

 

En nuestro camino, también nos acercamos a la playa de la Lanzada para probar suerte y ver si observamos algún colimbo u otra especie de ave marina, como cormoranes moñudos, charranes, etc. Lo dicho, una mañana de lo más productiva en cuanto a observación de aves silvestres y a disfrutar de un entorno inigualable dentro de nuestra comunidad.

 

Ya por la tarde, después de la comida tipo picnic, nos acercamos a la parte norte de la península de O Grove, concretamente a la Lagoa de Bodeira, dónde pudimos observar una simpática pareja de focha común (Fulica atra)

 

Aquí os dejamos una lista con todas las aves que pudimos contemplar durante nuestra salida:
– Gavión atlántico
– Gaviota patiamarilla
– Colimbo grande
– Chorlito dorado
– Tarabilla común
– Pardillo común
– Petirrojo
– Alondra común
– Bisbita común
– Bisbita costero
– Cormoran moñudo
– Cormoran grande
– Garza real
– Garceta común
– Ánade real
– Ánade rabudo
– Ánsar silbón
– Pato cuchara
– Espátula
– Ostrero
– Chorlitejo grande
– Chorlito gris
– Aguja colinegra
– Archibebe Claro
– Zarapito trinador
– Zarapito real
– Gavilán
– Cernícalo vulgar
– Milano real
– Mirlo común
– Curruca cabecinegra
– Escribano soteño
– Acentor
– Martín pescador
– Focha
– Zampullin Chico
– Andarrios Chico
– Corneja negra
– Urraca
– Herrerillo común
– Carbonero común
– Chochín
– Pico de coral
– Mosquitero común
EL LIBRO DE JOSÉ ARCAS
En la ruta también hubo tiempo para hablar de libros, y es que José Arcas viene de publicar “Caderno de campo das Illas Cíes” junto con la editorial Catro Ventos, donde ofrece un glosario de las especies que nos podemos encontrar si visitamos estas privilegiadas islas del Parque Nacional Illas Atlánticas de Galicia a través de su particular visión, con sus ilustraciones personales de las especies que observó en su camino por el archipiélago.

Comenta este artículo

0