Expedición a la salvaje Costa Rica

¡Nos llama la aventura desde el corazón de la naturaleza más salvaje!

Un lugar donde el verde y el azul lo impregnan todo, dónde kilómetros de arena blanca se funden bajo tus pies y donde las copas de los árboles casi rozan el cielo. Un paraíso que ha hecho del color verde y de su biodiversidad su seña de identidad. ¡Esto es Costa Rica!

 

COSTA RICA

Podríamos perdernos en sus kilómetros de playas desérticas y costa, las aguas cálidas, sus parques nacionales y reservas, cataratas, lagos volcánicos, bosques tropicales… Como dicen en el país, ¡PURA VIDA!

Nos vamos a conocer las maravillas que esconde este territorio, ¿te vienes?

SAN JOSÉ

La capital de Costa Rica puede ser una buena toma de contacto con la esencia del país. Sus bonitas calles y avenidas van a darnos una calurosa bienvenida entre una mezcla arquitectónica de edificios históricos y modernos. ¡Los atractivos de esta ciudad son muchos! Desde la gran Avenida Central, vía neurálgica de San José hasta la mezcla de aromas que adereza el ritmo frenético del mercado. ¡Un auténtico punto de encuentro costarricense! 

Fotografía de UNESCO Institute for Lifelong Learning.

Una vez conocidos los aires de una ciudad tan viva como esta es hora recorrer kilómetros  y vivir experiencias. Para comenzar conociendo el Pacífico Sur de Costa Rica, la Costanera es ideal para hacerlo. Se trata de una carretera que baja bien pegada a la costa, ideal para hacer un alto en el camino conociendo los pueblos y probando la buena comida local en los puestos de carretera.

PUENTE TÁRCOLES

Esta ruta conocida como la 34 nos llevará al vibrante pueblo de Manuel Antonio, pero no antes sin pasar por el Puente de Tárcoles. Un punto estratégico para ver los cocodrilos y caimanes que descansan a las orillas del río.  Una vez en el pueblo, llega la hora de darse un buen chapuzón en la playa. ¿Quién se anima?

PARQUE NACIONAL MANUEL ANTONIO

¡Y es que este pueblo tiene una grata sorpresa! Muy cerca se encuentra el Parque Nacional Manuel Antonio, que a pesar de ser el más pequeño es el que mayor biodiversidad alberga. Es ideal para aclimatarnos a la temperatura y a la alta humedad mediante una ruta de senderismo. Un buen momento para prestar atención a todo lo que nos rodea ya que estamos en un paraíso lleno de tesoros. Si te gustan los animales ten bien preparada la cámara para inmortalizar a los pelícanos pardos, osos perezosos o coatíes que pueden aparecer. Y también, ¡presta atención a tu merienda si no quieres que termine en las manos de un mono capuchino!

Este parque se convierte en una lugar especial para los sentidos pero sobre todo para nuestros oídos. La inmensidad de sonidos diferentes nos hace sentir que estamos en un lugar muy especial.

PARQUE NACIONAL MARINO BALLENA

Otro de los parques nos lleva a la península de Osa, concretamente a Uvita. Aquí se encuentra el Parque Nacional Marino Ballena, con sus playas vacías y su famosa lengua de arena con forma de cola de ballena. ¿Sabías que este parque marino sirve de refugio a los arrecifes y corales que rodean las islas cercanas a la costa? Y además, es zona de paso de las ballenas jorobadas aunque se pueden encontrar otras especies como el delfín manchado, el delfín nariz de botella, la mantarraya, el tiburón martillo, el pez loro o la macarela. ¡Este lugar es el primer parque marino de Centroamérica y se encuentra entre los mejores sitios del mundo para el avistamiento de cetáceos! 

Fotografía de Web Go Visit Costa Rica

PUERTO JIMÉNEZ

Los pueblos de Costa Rica tienen una esencia particular, por eso nos integraremos en la vida local. ¡Un lugar que visitaremos es Puerto Jiménez! En esta comunidad histórica de extracción de oro descubriremos sus playas, paseando en bici o navegando en kayak por sus manglares. La autenticidad de este lugar nos transporta a un pueblo tradicional costarricense alejado del turismo

RESERVA BIOLÓGICA BOSQUE NUBOSO MONTEVERDE

¡Costa Rica nos hace pensar en verde! Sino que le pregunten a la Reserva Biológica Bosque Nuboso Monteverde, una reserva natural rebosante de diversidad de vida silvestre. Un verdadero paraíso para los amantes de la naturaleza. Esta reserva está envuelta en una niebla producida por la alta humedad que se encuentra a la altura de 1.600 metros sobre el nivel del mar.  

La humedad atrapa alrededor de las ramas de los árboles más altos y alberga un próspero ecosistema debajo, siendo un paisaje casi fantasmal. Una forma maravillosa de conocerlo es a través de sus rutas de senderismo, pasando por su puente colgante y respirando la esencia de los bosques más espectaculares de Costa Rica.

VOLCÁN ARENAL

Antes de terminar esta ruta costarricense vuelven a salpicarnos los volcanes, en concreto el Volcán Arenal. Se encuentra en una de las zonas más ricas en aguas termales. Sabéis a lo que nos referimos, ¿verdad? ¡Es parada obligatoria! Para relajarse después de aventurarse por los caminos que lo recorren nos vamos a sumergir en las piscinas incrustadas en las rocas con aguas termales. 

Junto a las termas se encuentra un bar un tanto acogedor e irresistible para acompañar esta experiencia. ¡Marchando un daikiri!

RESERVA ECOLÓGICA CATARATAS RÍO FORTUNA

¡Y llega el final de esta píldora costarricense! Tenemos que terminar con la Reserva Ecológica Cataratas Río Fortuna, eso sí, de la manera más refrescante posible, porque tras descender  unos 1000 escalones nos esperan las aguas frescas del río La Fortuna. Un espacio en medio de un bosque tropical húmedo sobre el que descansa una gran catarata de 70 metros de altura.  ¡No querrás salir de aquí!

Y bien, ¿qué tal este destino? Nosotros al menos ya estamos con los dientes largos y con muchas ganas de que llegue diciembre. Esta oportunidad para vivir una experiencia inolvidable en el corazón salvaje de un país excepcional tiene nombre y apellido. ¡Se llama COSTA RICA y es PURA VIDA!

0