Gran Canaria, isla de sabor y naturaleza salvaje

Nos vamos a un archipiélago en medio del Atlántico donde tocan el tambor y la gente se mueve. Al igual que dice la famosa canción, nosotros también queremos que nos abran el corazón cuando llamemos a la puerta de este maravilloso lugar. Si hablamos de Gran Canaria, ¡seguro que nos seguís el ritmo!

 

BARRANCO DE LAS VACAS

Y es que si buscamos un camino único que nos reciba a nuestra llegada, podemos empezar por el famoso Barranco de las Vacas. Con sus peculiares formaciones rocosas llamadas Tobas de Colores, podría estar perfectamente hermanado con el conocido cañón del Colorado o con las montañas rocosas de Jordania.

Y es que ya inmersos en este ambiente aprovechamos, por un momento, para alejar la vista del turismo en Maspalomas  e ir a conocer sus dunas, un recurso natural único. Este desierto y oasis en el sur de la isla destaca por su belleza, sus dunas vivas de arena orgánica, un bosque de palmeras y una laguna salobre.

CALDERA DE BANDAMA

Esta isla está llena de monumentos naturales, sino que le pregunten a la Caldera volcánica de Bandama. Una impresionante depresión que a día de hoy es transitable a través de sus diferentes senderos. Además, allí se encuentra la Cueva de los canarios de Bandama dónde guardaban su alimento y que nos transportará a través de la historia más local.


PLAYA DE GÜÍGÜÍ

Por supuesto, en un viaje de estas características también  hay que desconectar, o mejor dicho conectar con su naturaleza. En este caso salvaje, como el kilométrico arenal de Playa Güi Güi, una costa virgen alejada de la civilización capaz de hacernos perder la noción del tiempo.

Playa Güigüi - Fotografía de Turismo de Gran Canaria

Playa Güigüi – Fotografía de Turismo de Gran Canaria

CHARCO AZUL

Ahora sí, ¿nos guardas un secreto? Uno que nos va a llevar por un barranco con bonitas vistas a las laderas, quiénes nos van a recordar dónde estamos con sus palmeras canarias. Este imprescindible es el Charco Azul, una poza de agua dulce regada por el agua de las Montañas de Tirma. ¡Ahí os queda!

charco-azul-gran-canaria

charco-azul-gran-canaria

LA FORTALEZA Y SORRUEDA

Ya nos hemos dado cuenta del gran valor natural que nos regala Gran Canaria. De igual modo, nos vamos a descubrir un poquito más. ¿Qué os parece?

En el interior de la isla, entre montañas y barrancos, se encuentran la presa de La Sorrueda y La Fortaleza de Ansite. Un entorno rural, alejado del turismo, ideal para conocer a su gente y perderse entre una flora de palmeral canario y cactus.


LOS AZULEJOS

Como podéis observar, ¡viajar es brillante! Y más, si en nuestro recorrido nos encontramos un lugar denominado Fuente de Los Azulejos. Un espectáculo geológico de colores originado de manera natural en las montañas, que incluso los días de lluvia crean cascadas únicas.


BARRANCO DE LOS CERNÍCALOS

Y hablando de cascadas, el agua nos vuelve a llamar., esta vez en el Barranco de los Cernícalos.  Es considerado por muchos un oasis para el senderismo, referente porque además de tratarse de un lugar de insólita belleza, se puede caminar junto a un cauce de agua durante todo el año.

 

LOS TILOS DE MOYA

Seguro que ya estáis echando de menos esta maravillosa tierra,  y todavía no nos hemos ido. Es el momento de adentrarse en la Reserva Natural Especial de Tilos de Moya. La naturaleza nos desbordará por estos senderos en los que descubrir la fauna y la flora del único bosque de laurisilva de toda la isla.

los-tilos-de-moya-gran-canariaRUTAS DEL PARQUE NATURAL DE TAMABADA

¿Cómo vais? Esperamos que fenomenal ya que todavía nos queda mucha energía para la siguiente parada. Esta vez, nos vamos a uno de los territorios menos alterados por la acción humana en la isla de Gran Canaria.  En este espacio declarado Reserva de la Biosfera, podremos elegir entre los acantilados que nos quitarán la respiración con sus pendientes, la rica biodiversidad de sus barrancos y los magníficos bosques naturales de pino canario autóctono situados de las cumbres.

Para conocer en profundidad este lugar existe una amplia red de senderos que recorren la zona, de los que esta vez, hemos elegido tres.  Comenzaremos por el Camino del Faneque, un sendero que nos conducirá a uno mirador que nos quedará grabado en la retina, ya que desde esta rocosa cresta se puede divisar toda la franja noroccidental de la isla. El Camino del Pico de la Bandera es la segunda elección ya que desde la cima de Tamadaba, tendremos la oportunidad de disfruta de una panorámica del sector centro-occidental de la isla. ¡Impresionante!

Finalmente, no podemos dejar el Camino del Fin del Mundo par a otro día, ya que es una de las joyas de este parque. En la parte más alta de la montaña, el esfuerzo se verá recompensado con unas inolvidables vistas al océano Atlántico ¡El mundo a nuestros pies!

¿Te apuntas a seguir descubriendo este parque?

 

PUEBLOS DE GRAN CANARIA

Un viaje como este no estaría completo sin el calor de la gente de la isla. ¡Los pueblos nos esperan! Así que vamos a ponernos los dientes largos con estos rincones de ensueño.

ARUCAS Y TEROR

La vida es más bonita de colores, igual que las calles de Arucas. Este pueblo respira grandeza arquitectónica y urbanística en su casco urbano, declarado de interés histórico-artístico.  Lugar de visita obligada, al igual que lo es la peregrinación a la Basílica a la Virgen del Pino, en Teror. ¡No olvides conocer la artesanía local! Cestería, latonería, talla de madera, bordados…

TEJEDA Y ROQUE NUBLO

Si sois da las personas que os gusta despertaros en un oasis de tranquilidad, entre la bruma de la montaña, Tejeda es vuestro pueblo. Una acogedora localidad entre montañas sagradas y cargada de historia.  Aquí nos vamos a encontrar el Roque Nublo, considerado uno de las peñas naturales más grandes del mundo

PUERTO MOGÁN

¿Y el mar? Estando en una isla, os diría que pueblos costeros tiene que haber. La pequeña Venecia de Canarias nos lo confirma, siendo una pintoresca localidad de pescadores,  Puerto Mogán se ha convertido en una de las zonas elegidas por sus playas y buen tiempo. ¡Atentas todas al color de las casas!

SARDINA DEL NORTE

Y si los navegantes ya utilizaban la Estrella Polar para orientarse después del ocaso, nosotros tampoco vamos a perder el Norte. Allí nos espera Sardina del Norte, un pueblo costero con playas de agua cristalina e ideal para la práctica de buceo, pesca y otros deportes acuáticos.  ¡Y comer!

GASTRONOMÍA

La gastronomía será la encargada de seducir a nuestro paladar viajero, con productos de proximidad y del mar. Una variedad de platos típicos y tradicionales que se aderezan con el toque propio de cada una de las zonas de la isla. ¡No te asustes si te ofrecen «Vieja con papas arrugás»! Este pescado blanco autóctono del archipiélago es una de las delicatessen de lugar.

 

Nos vamos a dónde el viento da la vuelta ¡Gran Canaria nos espera!

 

 

0