-Pateando por los Picos de Europa-

Nos vamos a desplazar a Cantabria para conocer de primera mano esos lugares tan recónditos que no nos esperamos encontrar tan cerca, y en los que a su vez, caminando y disfrutando, descubriremos su historia y su transformación a lo largo del tiempo, ¡No os lo podéis perder!

Ruta de los Horcados Rojos

Durante estos días pasaremos por alguna que otra zona emblemática, como algunos de los pueblos de la comarca de Liébana, (Potes, Fuente Dé, Bejes, Desfiladero de la Hermida, y algún que otro lugar más…), y por si fuera poco finalizamos con una de las  rutas más míticas, la ruta de los Horcados Rojos.

Esta ruta, tiene un nivel de dificultad media, con una longitud de aproximadamente 12 km (ida y vuelta), y tendrá una duración cercana a las 4 horas y media.

Una de las cosas que más llama la atención es que, para realizarla será necesario coger el impresionante teleférico, comenzando esta en el cable de Fuente Dé y transcurriendo hasta el peculiar refugio/cabaña Verónica, uno de los refugios más singulares de todos, ya que es un habitáculo metálico de lo más peculiar con forma de cúpula de 4 plazas, y que  solamente se utiliza en casos de emergencia o como lugar de paso y descanso en travesías por el Macizo Central.

La ruta es lineal, por lo que el regreso discurrirá por el mismo lugar que la ida, y, el último tramo discurre por una senda un poco pedregosa con pendiente, por lo que tendremos que tener cuidado y, sobre todo, ir bien equipados.

A lo largo del trayecto podremos apreciar la esencia de la alta montaña, las inmejorables vistas del Macizo Central, su vegetación adaptada a las duras condiciones climáticas, el paisaje rocoso, las aves alpinas, etc.

Bejes

El pueblo de Bejes está rodeado de un magnifico paisaje con inmensas montañas, gargantas y valles.

En el Pico San Carlos se erigió un monumento al Sagrado Corazón de Jesús, lugar donde también se festeja una misa de campaña, que quizá sea la única que se celebre a semejante altitud de España.

Además, Bejes también destaca por su gastronomía, por ello, antes de irnos probaremos el queso D.O.P Picón Bejes-Treviso, uno de los más afamados de España.

Potes

En la villa de Potes parecerá que nos trasladamos a otra época totalmente diferente. Es una villa en la que perfectamente podemos patear y perdernos por sus callejuelas, ya que buena parte de su encanto está los singulares  callejones de su casco antiguo.

Cerquita de Potes se encuentra Fuente Dé, esta localidad cuenta con un circo glaciar espectacular del que nace el Río Deva, es tal su belleza que fue escogido en 2014 como una de las 7 Maravillas Naturales de España. Y no solo eso, sino que también cuenta con un balcón con entrada a los Picos de Europa, además del espectacular teleférico de tramo único más largo de Europa, en el que en tan solo en unos pocos minutos alcanzamos los 1.800 metros de altitud.

Espinama

La villa de Espinama cuenta con un paisaje único, está enclavada a los pies de los Picos de Europa y está situada en una hondonada rodeada de montañas que la hacen fascinante.

Además, cuenta con una fauna y flora muy variada, desde avellanos y abedules hasta gatos monteses y pájaros carpinteros. Esta villa tiene su propia historia, pasear por allí y ver aquellos hórreos tan singulares y tan bien conservados, justifica esa clasificación como Bienes Inventariados del Patrimonio Cultural de Cantabria, puesto que expresan los modos de vida, que a través del tiempo, han sido característicos de los habitantes de Cantabria.

Y por último pero no menos importante, nos acercaremos hasta el desfiladero de la Hermida, uno de los desfiladeros más grandes de la Península Ibérica, con 21 kilómetros de largo.

Por su interior discurre el río Deva, rodeado de paredes de roca  que llegan a alcanzar los 600 metros de altura, lo que hace que sea un auténtico espectáculo paisajístico.

Además, cuenta con varios miradores a los laterales del desfiladero, siendo el más destacable es el de Santa Catalina, pues justo a su lado se encuentran los restos de una fortaleza, la de Bolera de los Moros. Parece que no, pero en el desfiladero de la Hermida encontraremos un rico patrimonio histórico rodeado de inmensas montañas y espectaculares vistas.

Zonas de los Picos de Europa

Como sabéis, los Picos de Europa se dividen en tres zonas, siendo cada una de ellas diferentes entre sí. El macizo occidental, mostrando un paisaje casi lunar a través de su alta meseta rocosa, el macizo central rodeado de barrancos profundos y siendo el pico más alto de la Cordillera Cantábrica, y el macizo oriental, el más bajo y centrado en las minas de cinc y de plomo, y con una pendiente casi vertical con una caída de 1500 metros.

Después de leer la cantidad de maravillas que vamos a visitar, cabe decir que esto es solo una pequeña parte de los Picos de Europa. En él se alberga una historia enriquecedora en cuanto a patrimonio cultural y geográfico que te dejará sorprendido.

¿Os podéis imaginar toda la historia, fauna, y tradición que tienen los Picos de Europa?

0