Por el Olimpo de los celtas, camino al fin del mundo

Como ya sabéis, en Volta Montana arrancamos con nuestros tours en furgo. Recorridos para que conozcas sobre cuatro ruedas lo mejor de Galicia. Disfrutando del camino, podrás parar donde quieras para contemplar en detalle todo lo que Galicia te puede ofrecer de la mano de nuestros guías. Cada día de la semana haremos una nueva ruta en furgo para que ningún rincón de Galicia quede sin conocer.

Hoy vamos con la ruta de los lunes, la costa maldita, donde muchas vidas se perdieron y muchas leyendas surgieron: la Costa da Morte. ¡Así que embragamos, metemos primera y arrancamos!

¿Por dónde pasaremos en nuestra ruta?

Monte Louro

De camino hacia Costa da Morte, nuestro primer destino será el Monte Louro. Un coloso de 240 metros que parece levantarse directamente del mar. El Louro tiene singularidades que lo convierten en una zona única, ¿sabías que a sus pies se esconde una maravillosa laguna? Es el territorio de las garzas, las auténticas dueñas de la zona, que vienen atraídas por la abundancia de anfibios y reptiles.

Pero su riqueza natural no termina aquí, al Monte Louro lo rodea una extensión de arena blanquecina, para conectarlo directamente con la costa. Es la playa de Area Maior, formada por dunas que se alzan hasta perderse con el horizonte y acompañada de un pequeño bosque inundable, cuyo riachuelo puede llegar hasta los dos metros de altura.

Cascada del Ézaro

En nuestra ruta seguiremos por la Cascada del Ézaro, en el municipio de Dumbría. Cuando la contempléis, debéis tener presente que estáis viendo algo único en Europa, y es que es la única cascada del continente que desemboca directamente en el mar. 40 metros de caída de agua constante proveniente del río Xallas, para terminar en un pequeño embalse donde podemos pegarnos un chapuzón o practicar todo tipo de deportes.

Monte Pindo

Junto a la playa de Carnota, un coloso de piedra granítica se levanta ante nosotros. Es el Monte Pindo, el considerado Olimpo Sagrado de los Celtas. Y es que el Pindo no es un monte cualquiera, lo podréis comprobar vosotros mismos si subís, a través de los infinitos relevos en bolas de granito que le dan una morfología muy especial. Toda esta leyenda está alimentada por las historias de divinidades y las esculturas de piedra que representan a monstruos y gigantes.

En el Pindo podréis conocer las fábulas que han ido surgiendo a lo largo de los siglos: historias de tesoros, de hadas, de ritos mágicos, de rutas secretas… que alimentan la magia del lugar. Y es que es cierto que el lugar se presta a ello, con cuevas donde se dice que habitaban criaturas mágicas o con las pías, bañeras naturales donde cuenta la leyenda que se hacían rituales celtas. Un lugar para no perderse y recordar para siempre.

Fisterra

El fin de nuestra ruta llega en el fin del mundo. Así lo consideraban los romanos, que daban a Fisterra la categoría de punto más occidental de la tierra, ya que desde su cabo es totalmente imposible ver un solo pedazo de tierra. Desde entonces, el nombre de “finis terrae” le acompañó para siempre. El tiempo demostró que los romanos no estaban en lo cierto, pero la magia y la leyenda se quedaron en el lugar por los siglos de los siglos. Y las puestas de sol inigualables, por supuesto.

 

Ahora que ya conocéis un poquito más sobre la ruta que hacemos todos los lunes en nuestra furgo de Volta Montana, solo falta que transforméis las fotos en realidad. ¡Ya os estamos esperando para hacerlo posible! Aquí tenéis info y podéis hacer vuestras reservas.

Comenta este artículo

0