La provincia de A Coruña, al natural. 16 lugares para enamorarse

¡Bienvenidas aventureras y aventureros! Los viajes se cuentan en experiencias y la provincia de A Coruña es un cuaderno de bitácora en el que grabar estas vivencias. Entre sus 956 kilómetros de costa y un camino de infinito, nos vamos a descubrir 16 joyas que vale la pena atesorar.

LA PROVINCIA DE A CORUÑA, AL NATURAL.

1. CABO ORTEGAL

Al final de un serpenteado camino se encuentra con sus colores rojo y blanco el faro de Cabo Ortegal. Un lugar en el que sentir la viveza del océano, sin perder de vista los tres islotes conocidos como «Os Aguillóns» y mucho menos del rocoso acantilado de Punta do Limo. Al este, puede que recibamos un guiño intermitente del faro de Estaca de Bares que marca el rumbo a los navegantes y la unión del mar Cantábrico con el océano Atlántico.

2. SERRA DA CAPELADA

En las Rías Altas vamos a comenzar este viaje, desde lo más alto de nuestras costas, en los imponentes acantilados de Herbeira, en Serra da Capelada. Una tierra de misterio y tradición a la que según cuenta la tradición, se ha de ir de vivo o se irá de muerto. Es el caso del santuario de San Andrés de Teixido, el primer punto de peregrinación de Galicia y el segundo más visitado después de Santiago de Compostela. ¡Una tierra de pescadores que se deja sentir a cada kilómetro!

3. FRAGAS DO EUME

Si es que en la zona de Ferrolterra la naturaleza nos absorbe, sobre todo si nos vamos a sus bosques atlánticos. ¡Es el caso del Parque Natural Fragas do Eume! Un espacio natural único  que nos emocionará a cada paso que demos, como un rayo de luz atravesando la tupida vegetación en nuestro camino a la cima. Allí se encuentra, el monasterio de Caaveiro, un antiguo cenobio benedictino que nos regala una panorámica de libertad.

4. CASTELO DE MOECHE

¡Nuestra cuarta joya nos acerca a Moeche! Primero para conocer su castillo medieval, protagonista durante la Segunda Revuelta Irmandiña y a continuación, para sacar nuestro espíritu aventurero en una expedición geológica. ¡Has leído bien!, ya que en este municipio se encuentra la Mina Piquito, el último yacimiento subterráneo de cobre que se cerró en Galicia, allá por el año 1969.

5. FERVENZA DO BELELLE

¿Escucháis? Esa caída de agua no puede ser otra que la  «Fervenza do Belelle». Un salto de agua que se precipita en forma de cascada desde una altura de 40 metros. Pocas instrucciones puede tener un lugar tan especial como este, simplemente relajarse y empaparse de la rica naturaleza que se encuentra salpicada por la frescura de unos de los ríos de la provincia.

6. MARIÑAS CORUÑESAS E TERRAS DO MANDEO

La provincia si de algo respira es de la naturaleza que la compone. Así se refleja en la Reserva de la Biosfera de las «Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo», el primer destino de Galicia certificado de Ecoturismo. Un espacio ligado a la calidad, enmarcado por los ríos Mero y Mandeo, que se encuentra entre ríos, acantilados y montañas. ¡La historia, la materia prima y la identidad del territorio son parte fundamental en este viaje!

7. AREAL RAZO-BALDAIO 

Las playas que ofrece el municipio de Carballo, bien para disfrutar del surf y del salitre en Razo, o para relajarse en la Zona de Especial Protección para las Aves de Baldaio. En su paisaje encontraremos una mezcla de mar abierto, laguna y marisma, un rico espacio natural que une el agua de los océanos y de los ríos en una mezcla de sabor dulce y salado.

8. ILLAS SISARGAS

Frente al Cabo de San Adrián en Malpica, nos encontramos un archipiélago denominado Illas Sisargas. Este paraíso natural cuenta con una gran riqueza de flora y fauna, donde además se encuentran importantes caladores que hacen de la zona un tesoro por su vida marina. ¡Grande, Malante y Chica nos esperan!

9. FERVENZA DO ÉZARO

Una de las palabras más encantadores que nos vamos a encontrar en gallego es «fervenza», que significa cascada. No solo por la morfología de la palabra, sino por el significado pleno de la misma. En la provincia nos vamos a encontrar parajes únicos bañados por el agua de las cascadas, ideales para soñar con nuestros propósitos y meditar en un entorno natural privilegiado. De este modo, no podemos pasar de largo el hecho de que el río  Xallas, siendo el único de Europa que desemboca en una cascada, nos regale un espectáculo natural de más de 30 metros de altura. ¡Esta es la cascada del Ézaro!

10. CABO VILÁN

El nombre que recibe «Costa da Morte» lleva grabado en su identidad las historias, leyendas  y naufragios atlánticos. Los faros son los testigos inexorables al paso del tiempo, siendo amigos en la noche del marinero y los encargados de arrojar un haz de luz a las oscuras noches invernales. Cabo Vilán, Fisterra, Touriñán, Roncudo, Punta Nariga son algunos de los nombres de esta lista. Nos vamos a donde el rugido del mar se ha dejado sentir en los cabos y rocosos acantilados, y donde ha acompañado desde siempre el subir y bajar de las olas en sus exclusivas playas. ¡Toma aire que nos vamos! Tres, dos, uno…

 

11. PONTEMACEIRA

Cuando echamos la imaginación a volar y pensamos en una aldea idílica, regada por un río y rodeada por naturaleza se nos viene a la mente Ponte Maceira. Sentir la huella peregrina al cruzar el mismo puente que en su día lo hicieron y siguen haciendo los peregrinos que realizaban el Camino que une Compostela con Finisterre. ¡Si la piedra hablase, lo haría en este pequeño pueblo del a provincia!

12. CASTRO DE BAROÑA

En una península rocosa de Porto de Son descansa el castro de Baroña, rodeado por la naturaleza y  al borde del mar. Fue entre los siglos I a.C y I d.C, durante la segunda Edad de Hierro, cuando se comenzó a habitar el asentamiento. Una oportunidad para conocer «in situ» la vida del castro. ¡Quién sabe si veremos lo mismo que uno de estos habitantes, en su día a día, cuando salía al acantilado a pescar o a recoger marisco!

13. RIO ANLLÓNS

Siguiendo el cauce del río Anllóns hasta Ponteceso, vamos a continuar por este viaje provincial que está destapando muchos de los grandes secretos naturales y patrimoniales del territorio. Este río ofrece la posibilidad de disfrutar de su entorno por medio de sus caminos que respiran vegetación de la ribera, como son alisos, sauces o fresnos, y se mezcla con la nobleza de nuestros robles. ¡Y no es todo! Ya que en el municipio de Coristanco vamos a adentrarnos en  el Refugio de Verdes. Se trata de un espacio repleto de naturaleza en el que la geología, la botánica y la etnografía, acompañarán a la belleza del lugar como hilos conductores. ¡Y con buenos accesos y señalización!

14. MONTE LOURO

Esta zona que tiene un brillo especial en su nombre se encuentra a caballo entre las Rías Baixas y Costa da Morte. Un territorio vivo que muestra identidad artística en los cascos históricos, como es el caso de Noia. Respira esencia marinera al llegar al puerto pesquero de Muros, por ejemplo desde Carnota, salpicado de las playas y kilómetros de costa que componen esta ría. Un no parar que se detiene con uno de los últimos ocasos del viejo continente en monte Louro.

15. RIO SARELA EN SANTIAGO DE COMPOSTELA

En Santiago de Compostela, más allá de la riqueza cultural y gastronómica que encierra el casco histórico de la ciudad, es posible descubrir y adentrarse en un entorno natural bañado por el río Sarela. Este paseo fluvial es un mundo aparte de la ciudad y sugiere expedición y contacto directo con la naturaleza. La vegetación típica de las riberas gallegas será compañera en este recorrido de la mano de alisos, abedules, sauces y otros. ¡Vive en verde en la capital de Galicia!

 

16. ISLA DE SÁLVORA

«La vida pirata es la vida mejor», puede que sea uno de los cánticos  que se escuchaban en esta isla de las Rías Baixas. Refugio de piratas y corsarios hasta el siglo XIX es uno de los tesoros del Parque Nacional de las Illas Atlánticas de Galicia. Una isla marcada por el naufragio del Vapor Santa Isabel y por la heroicidad de los vecinos en el intento de salvar el mayor número de vidas posibles. ¡Si no sabías de este lugar es porque la Sirena de Sálvora no se lo había contado a nadie! Allí sabremos el por qué.

RECORRE LA PROVINCIA

¡VAMOS A DESCUBRIR LA PROVINCIA DE A CORUÑA!

Esperamos que tengáis tantas ganas como nosotros de emprender rumbo hacia lo desconocido, y como habéis podido comprobar, ni siquiera es necesario salir de la provincia de A Coruña. ¡956 kilómetros de costa y un camino infinito dan para mucha «volta montana»!

 

 

 

0

oia-camino-portugues-volta-montana